Sed de amor (愛の渇き; Ai no Kawaki)


Esta vez si que espero hacer una entrada corta en lo que a libros respecta porque  me ha creado tan mala sangre este “Sed de amor” que no tengo realmente ganas ni de hablar de el. Y no es porque esta novela que Yukio Mishima publicó en 1950, no me haya gustado, que aun no lo tengo claro. Es porque es tan insana, obsesiva y opresiva que me ha dejado con una mala sensación que no recordaba desde hace tiempo con un libro. Quizás desde el final de “El marino que perdió la gracia del mar”, pero allí no era tan opresiva la atmosfera.

Esta claro Mishima era un tipo peculiar. No voy a volver a hablar de el porque ya lo hice con las 2 reseñas anteriores de novelas suyas y ya es de sobra conocida su vida y no quiero usarla ni que sirva de justificación para nada. Esta claro que este hombre tenia momento muy oscuros y en esta novela que parece que es de las mas desconocidas suyas o de las mas minusvaloradas, deja volar toda la inquina y toda la opresión atmosférico-emocional de la que es capaz la sociedad japonesa.

Etsuko es nuestra protagonista y su historia no lleva al Japón de la post guerra mundial. Joven relativamente, viuda y de una familia venida a menos a lo largo del tiempo, se ve, tras la muerte de su marido aceptando el ofrecimiento de este para trasladarse al campo a vivir con toda la familia de su marido como protegida de su suegro. Allí convive con sus cuñados y sus mujeres y varios criados, así como con su suegro, Yakichi, que se ha trasladado al campo después de haber sido director de una importante naviera, pero que decide cambiar de vida y llevarse a toda su familia con el y de paso quedarse a su nuera como preferida y hacer vida marital con ella.

Etsuko sufre del mal del centro del universo, combinado con unos celos terribles, roza la maldad y la locura a partes iguales fruto de su imposibilidad para verse igual a los demás o para encajar en ninguna parte y todo ello derivado de la enfermiza relación que tenia con su marido, con el cual el juego del engaño, los celos provocados hasta el borde la locura y la mas pura concepción del amor-odio la llevan a convertirse en una mujer en apariencia fría, dura y desapegada. Pero por dentro Etsuko es un torbellino de pasiones y emociones que trata de mantener en su interior. Esta enamorada del joven Saburo, uno de los empleados de la casa que nada sabe de las pasiones que despierta en Etsuko, y es esta no-relación la que va centrando la vida de Etsuko por caminos de amargura, amor no correspondido, egoísmo, maltrato emocional, resentimiento, celos, venganza y degeneración personal y familiar, así como royendo y minando a toda la familia.

Hay una línea muy fina entre que una historia no te guste, y que el libro no te guste. No me gusta la historia porque me ha causada intranquilidad, me ha agobiado, me ha oprimido. En definitiva me ha trasladado una serie de emociones insanas como las que la propia Etsuke sufre y alimenta. Es por ello un mal libro… pues debería de considerarse justo lo opuesto. Si ha sido capaz de crearme tan mala sangre es porque ha sabido trasladarme y hacerme entender (y despreciar) los sentimientos de una joven viuda nipona de mediados de siglo, lo cual no es algo para tomarse a la ligera. Es por poner un ejemplo que comentaba el fin de semana, cuando ves “Ensayo sobre la ceguera”, odias profunda, sincera y absolutamente al personaje interpretado por Gael García Bernal, y lo odias porque que el hace un gran trabajo para que tu le odies. Pues esto es lo mismo, que yo no haya dejado el libro (aunque lo he barajado en un par de ocasiones) y haya acabado yendo de la mano con Etsuke por su tormento vital, son precisamente argumentos que validan la calidad de la novela. Mal cuerpo y mala sangre, eso me ha dejado, así que no se si recomendar o no recomendar la lectura de esta novela del torbellino Mishima, de la cual se hizo una adaptación al cine en 1967

Anuncios

6 comentarios

  1. Cuando empecé a leer la entrada pensé que vaya susto, porque creo que tengo el libro en casa… según iba leyendo todo se fue aclarando. Como bien dices, si ha conseguido despertar eso en ti, seguramente es un buen libro aunque no muy agradable. Espero leerlo pronto, últimamente leo poquísimo.

    Me gusta

    • Yo va por rachas esto de leer… esta claro que necesito mas tiempo libre porque en verano he leído casi mas que de enero a aquí.. en fin. Y contaba con la segunda parte de la mecánica del corazón y lo han retrasado hasta el 17, así que estoy sin nada ahora.

      Me gusta

  2. Uff pues no sé yo si apuntarmelo o no… Ultimamente no tengo la mente como para que una ficción o realidad ajena me haga mala sangre (ya tengo motivos propios para hacermela yo solita)… No sé, no sé…

    Por cierto!! No encontre “Tokio!”. Sabes donde la podría encontrar?

    Besinos

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.