Altitude: Love(craft) is in the air

Debo de advertir un par de cosas antes de que nadie venga a insultarme de nuevo. Mi critica, como todas, es mía y por lo tanto totalmente subjetiva, sesgada y la llamo critica por llamarlo de alguna manera al formato, pero no es mas que una opinión. Pues hoy rizo el rizo del subjetivismo, la película me gustaba antes de ver la película y me gusta después. Aunque hubiera tratado de guisantes asesinos del espacio exterior, me hubiese gustado. Motivos… si hay un avión.. la veo si o si… y no me refiero al interior de un boeing 747, sino a aviones y tal como parte de la trama y en este caso el escenario del 80% de la película es una pequeña avioneta. Cosas de aerotrastornados… y eso que no os he contado la noticia de “Top Gun 2″ dirigida por Tony Scott…

Segundo motivo, guiños lovecraftianos. Me atrae la figura H.P. Lovecraft y los guiños son evidentes en la película. Desde el bicho “Cthulhesco” a que el niño y posterior adolescente, lleven a todas partes un número de la “Weird Tales” que es donde Lovecraft publicó muchos de sus relatos, así como Robert E. Howard y aquella cuadrilla de genios enfermos que tanto nos han trastocado el subconsciente colectivo y nuestra forma de entender el terror.

Altitude es una película de terror minimalista, como lo es “Frozen”. Coge La premisa de 5 amigos que han de volar en avioneta para ir a un concierto de Coldplay, aprovechando que una de las chicas tiene en titulo de piloto, y obviando que su madre murió en un accidente de avioneta precisamente. Tentando al destino andamos… Todo va bien hasta que se traban los mandos por un fallo mecánico y ahí empiezan a ocurrir cosas raras. Todo se oscurece en una tormenta sin fin, los instrumentos dejan de tener sentido y un bicho chtulesco asoma de cuando en cuando con sus enormes tentáculos. Y en el reducido espacio de la avioneta se desarrolla toda la película, la trama y el desenlace.

Mas o menos tramposa?, pues si.. no vamos a negarlo.. el bicho no aparece realmente hasta pasada la hora de película y bueno no deja de ser un invitado a la fiesta. Puede gustar mas o menos la resolución algo atolondrada, pero para mi es suficiente como esta resuelto y a pesar de las trampas, no desmerece en mi opinión el resultado final. Partiendo de la base de que hay un bicho tentacular enorme en el cielo, hablar de coherencias parece un poco arriesgado, asi que solo dire, que bueno… a mi me ha convencido lo suficiente.

El director, Kaare Andrews es un guionista y dibujante de cómics, tanto de X-Men como Spiderman y parece que ha ganado algún premio con portadas de Hulk, ha hecho algún que otro corto y videoclips y Altitude es su largometraje Debut. Y no es un mal debut. Hay que tener en cuenta que el momento “Melrose Place” como en Frozen es inevitable a nada que pongas adolescentes guaperas en pantalla y siempre haya alguno desparejado… en el telesilla eran 3, aquí 5, bueno… yo como pata sobrante normalmente en este tipo de situaciones, si me veo en una de estas, lo primero que haré será matar al que tenga a mi derecha… para no ser el primero en palmar… antes siempre moría el negro.. ahora la cosa esta entre el novio y el soltero… como primer muerto…. Yo primero no me pido. Ya lo siento.

A mi me ha gustado y me ha entretenido y la considero recomendable tanto para Lovecraftianos y Aerotrastornados, y para el resto también. No como para ir al cine, pero si ques muy visionable en casa bien cómodo y si no se tienen ganas de grandes dosis de psicopatías o sociopatías. Si tienes el día de m apetece ver gente morir y a ver si alguno se salva, esta es una buena opción.